Menú

13.Noviembre.2017

compartir en twitter

compartir en facebook

compartir en linkedin

compartir en whatsapp

Consejos para un uso responsable de los antibióticos

Consejos para un uso responsable de los antibióticos

Antibióticos: qué curan y cuándo se convierten en un problema por uso incorrecto.

Los antibióticos son un tipo de medicamentos que pueden destruir las bacterias o impedir su crecimiento para así curar las infecciones. Existen más de 15 grupos diferentes de antibióticos, que se diferencian en su estructura química y su acción contra las bacterias. Un antibiótico determinado puede ser eficaz contra un solo tipo de bacterias o varias. Su descubrimiento fue uno de los grandes éxitos de la medicina puesto que han salvado muchas vidas, pero su efecto puede verse disminuido si se toman incorrectamente.

Como cualquier medicamento comercializado, los antibióticos han demostrado su seguridad y eficacia, si bien eso no significa que no puedan aparecer acontecimientos no deseados. Pueden aparecer alergias (por ejemplo las penicilinas), interacciones (por ejemplo con anticonceptivos orales) y efectos adversos como diarreas y hongos. Estos últimos pueden evitarse o reducirse con la toma de probióticos durante el tratamiento antibiótico.

El diagnóstico y la prescripción médica garantizan la mejor selección del antibiótico adecuado a cada situación, mejorando los resultados terapéuticos y reduciendo a un mínimo el riesgo de efectos adversos.

Resistencias bacterianas

Pero además, existe un problema adicional que puede afectar no sólo al propio paciente que toma el antibiótico: las resistencias bacterianas.

Las resistencias a los antibióticos por parte de las bacterias pueden ocurrir de manera natural como consecuencia de mutaciones en la bacteria, pero lo que realmente acelera la aparición de resistencias es el uso excesivo o inadecuado de antibióticos.

Cuando se utilizan por motivos equivocados (infecciones víricas como resfriados, catarros o gripes) o de forma incorrecta (incumplimiento o automedicación) aparecen estas bacterias resistentes que crecen y se propagan a otras personas a través de gestos cotidianos como hablar, toser o dar la mano, provocando infecciones cuyos tratamientos alternativos son más costosos y con efectos secundarios más graves. La automedicación además puede enmascarar los síntomas, dificultando el diagnóstico y alterando el resultado de análisis.

Este problema va en aumento y hay que añadirle el hecho de que en los últimos años se han descubierto y comercializado muy pocos antibióticos nuevos, por lo que el problema es una amenaza para la salud pública.

Las bacterias multirresistentes pueden causar una amplia variedad de infecciones. Los pacientes hospitalizados corren el riesgo de contraer estas infecciones que no están relacionadas con el motivo de su ingreso y pueden comprometer seriamente los transplantes de órganos, la quimioterapia contra el cáncer y los cuidados intensivos.

Uso eficiente: una responsabilidad de todos

La población y los profesionales sanitarios estamos cada vez más concienciados, pero aún muchos pacientes solicitan antibióticos sin receta, no cumplen con la posología o no completan los tratamientos prescritos (lo que provoca recaídas), y además utilizan más adelante el resto del tratamiento sin volver al médico, odontólogo o podólogo. Todos somos responsables de conseguir que los antibióticos sigan siendo eficaces.

Consejos para un uso responsable de los antibióticos

Cristina Sáiz Villoria.
Vicepresidenta de COF Valladolid.

compartir en twitter

compartir en facebook

compartir en linkedin

compartir en whatsapp

mostrar / ocultar

volver

imprimir

relacionar

compartir

aumentar tamaño del texto

disminuir tamaño del texto

compartir en twitter

compartir en facebook

compartir en linkedin

compartir en whatsapp

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Pza. de España, 13, izq.5º

47001 Valladolid - España

Tel.: +34 983 217 054

Fax: +34 983 217 281

cofvalladolid@redfarma.org