Menú

19.Abril.2018

compartir en twitter

compartir en facebook

compartir en linkedin

compartir en whatsapp

¿Qué es la rinitis alérgica? 10 consejos para los alérgicos al polen

¿Qué es la rinitis alérgica? 10 consejos para los alérgicos al polen

¿Qué es la rinitis alérgica?

Con la llegada de la primavera comienzan los procesos alérgicos, que este año afectarán a un elevado número de personas por las fuertes lluvias que hemos tenido. Es en este contexto cuando queremos hablaros de la rinitis alérgica, sus síntomas y tratamiento, así como proporcionaros 10 consejos para los alérgicos al polen.

La rinitis alérgica es la inflamación de la mucosa nasal causada por la exposición a alérgenos, generalmente inhalados, que originan una reacción mediada por IgE (hipersensibilidad tipo I).

La fisiopatología de este tipo de rinitis comprende una respuesta temprana y una respuesta tardía: la temprana está mediada por mastocitos y la tardía por células inflamatorias. La respuesta depende de factores hereditarios y del grado de exposición al antígeno. En la fase temprana se liberan mediadores de la inflamación, entre los que destaca la histamina que produce: vasodilatación, eritema, edema, aumento de la secreción de las glándulas y prurito. En la fase tardía, hasta 24 horas después del estímulo, hay una prolongación de los síntomas, predominando la congestión nasal.

La rinitis alérgica se presenta preferentemente en edad escolar y en adultos jóvenes. Los síntomas pueden disminuir con la edad, sin bien algunos pacientes pueden terminar desarrollando asma bronquial.

Tipos de rinitis alérgica

La presentación clínica puede ser estacional o perenne y depende del alérgeno causante.

Rinitis alérgica estacional, también denominada fiebre del heno o polinosis, es debida a la sensibilización a pólenes.

Los pólenes alergénicos pertenecen en su mayoría a plantas con polinización anemófila (a través del aire). En nuestro medio, los pólenes de las gramíneas de crecimiento espontáneo (no cultivadas), con polinización de marzo a julio, son la causa más importante. Otras plantas como Plantago, Artemisia, Chenopodium o pólenes de árboles Cupresáceas, Platanus, Betula, tienen una importancia menor.

Rinitis alérgica perenne, originada por una exposición a un alérgeno ambiental en concentraciones bajas pero constante, como sucede con ácaros, hongos, epitelios de animales e insectos. A diferencia de la rinitis estacional ,los síntomas son recurrentes y casi continuos a lo largo de todo el año. Como alérgeno perenne típico destacan los ácaros del polvo: Dermatophagoides pteronissinus y Dermatophagoides farinae (ácaros domésticos) y tomando mayor relevancia día a día el Lepidoglyphus destructor. En cuanto a los hongos, la Alternaria es el más sensibilizante, y si hablamos de animales, predomina la sensibilización a perro y gato.

Sintomatología de la rinitis alérgica

Los síntomas principales son prurito, las salvas de estornudos, moqueo y obstrucción nasal que, si es severa, puede producir dolor de cabeza y de oídos por falta de aireación y drenaje de los senos paranasales y trompa de Eustaquio. También se puede presentar lagrimeo e hiperemia conjuntival (ojos rojos).

En la rinitis estacional los síntomas suelen ser más acusados que en la perenne, en la que suelen ser menos severos pero se mantienen en el tiempo.

Tratamiento de la rinitis alérgica

Las estrategias de tratamiento de la rinitis alérgica están basadas en la evitación del alérgeno, en la farmacoterapia y en la inmunoterapia específica.

Medidas generales:
Adecuado control ambiental para evitar el contacto con los alérgenos y factores irritantes. Son recomendables los lavados con soluciones salinas.

Tratamiento farmacológico:
Antihistamínicos orales más usados: bilastina, cetirizina, desloratadina, ebastina, fexofenadina, levocetirizina, loratadina, mizolastina y rupatadina. Actúan más selectivamente sobre los receptores H1 y penetran menos en el SNC, que los primeros que se utilizaron como dexclorfeniramina, prometazina o clemastina.

Disminuyen la hidrorrea el prurito y los estornudos, pero son poco efectivos para mejorar el bloqueo nasal. El comienzo de acción aparece en la primera hora y suele ser máximo entre las 5-7 horas tras la ingestión, excepto con el astemizol, que puede requerir días. La sobredosis de astemizol o de terfenadina alarga el intervalo QT y puede provocar arritmia por lo que hay que utilizarlos con precaución en paciente con arritmias cardíacas.

Por otra parte, existen varios antihistamínicos activos por vía tópica, en colirios y/o aerosoles nasales, como azelastina, emedastina, epinastina, levocabastina u olopatadina.

Corticosteroides tópicos nasales en aerosol: Tienen acción antiinflamatoria y disminuyen el flujo sanguíneo y la permeabilidad vascular. Pueden tardar en hacer efecto varios días, por lo que podría ser beneficiosa la asociación al principio con un antihistamínico.

Son fármacos de primera elección en las rinitis moderadas intensas y sobre todo en las que predomine el bloqueo nasal. Los efectos secundarios son frecuentes pero leves (puede parecer sequedad o irritación nasal y en algunos casos epistaxis).

Los más usados son: beclometasona, budesonida, fluticasona, triamcinolona y  mometasona y la eficacia clínica entre ellos es similar.

Corticoides sistémicos: sólo deben usarse en casos refractarios al tratamiento y en pautas cortas de 5 a 7 días continuando con el tratamiento tópico nasal.

Los descongestionantes nasales, (vasoconstrictores como xilometazolina y oximetazolina etc) mejoran la congestión nasal pero pueden incrementar la rinorrea y no mejoran los estornudos. Deben restringirse a no más de 7 días para evitar una congestión de rebote. Los orales (pseudoefedrina) mejoran  la congestión y no producen rinitis medicamentosa, pero pueden producir insomnio, agravar el glaucoma e incrementar la dificultad en la micción (HB próstata).

Cromoglicato  sódico: en solución al 4% es menos eficaz que los corticoides nasales indicados en tratamientos profilácticos en las rinitis estacionales y ocupacionales. Por sus escasos efectos secundarios se recomienda su uso en la infancia. Por la corta duración de su acción terapéutica deben ser administrados entre 4 y 6 veces al día.

Para combatir la hidrorrea puede ser útil el bromuro de ipratropio nasal 2-3 veces al día, (pero éste no actúa sobre la congestión, prurito o estornudos).    

Los antileucotrienos (montelukast) son eficaces en la rinitis, pero menos que los corticoides nasales o antihistamínicos, por lo que deben ser usados sólo como tratamiento de tercera línea, por detrás de éstos.

Algunos de estos tratamientos podremos aconsejártelos en la farmacia y para otros necesitarás prescripción médica. No dudes en consultar en tu farmacia

Inmunoterapia específica: La necesidad de inmunoterapia depende de la frecuencia y gravedad de los síntomas y de la facilidad con la que se controlen con la evitación y otras formas de tratamiento. Está indicada en rinitis moderadas a severas que responden mal a la medicación y como profilaxis del asma bronquial. La inmunoterapia debe realizarse durante un periodo de 3 - 5 años.

10 consejos para los alérgicos durante la estación de exposición a pólenes alergénicos:

1. Mantenga las ventanas cerradas por la noche. Utilice aire acondicionado con filtros.
2. Disminuya las actividades al aire libre de 5-10 de la mañana (emisión de pólenes) y de 19-22 horas (descenso del polen desde lo alto de la atmósfera).
3. Mantenga cerradas las ventanillas cuando se viaja en coche y ponga filtros al aire acondicionado.
4. Permanezca el mayor tiempo posible dentro de casa durante los días de mayores concentraciones de pólenes, sobre todo los días de viento.
5. Si toma vacaciones durante el período álgido de polinización, elija una zona libre de pólenes (por ejemplo, la playa).
6. Tome la medicación prescrita por su médico.
7. Evite cortar el césped o tumbarse sobre él.
8. No seque la ropa en el exterior durante los días de recuentos altos.
9. Use mascarillas antipolen al salir a la calle.
10. Siga los recuentos de pólenes (prensa y/o internet) en portales como www.polenes.com o www.saludcastillayleon.es

María Jesús Fernández Manteca.
Farmacéutica comunitaria y Secretaria COF Valladolid.

 

compartir en twitter

compartir en facebook

compartir en linkedin

compartir en whatsapp

mostrar / ocultar

volver

imprimir

relacionar

compartir

aumentar tamaño del texto

disminuir tamaño del texto

compartir en twitter

compartir en facebook

compartir en linkedin

compartir en whatsapp

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Pza. de España, 13, izq.5º

47001 Valladolid - España

Tel.: +34 983 217 054

Fax: +34 983 217 281

cofvalladolid@redfarma.org