Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Campaña de vacunación contra la gripe

La gripe no es un catarro común ¿cómo identificarla y combatirla?

La gripe es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por el virus de la gripe que se presenta generalmente en los meses de invierno (de noviembre a marzo).

Síntomas: suele comenzar de forma brusca con fiebre y escalofríos, acompañados de dolor de cabeza, congestión nasal, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares, pérdida de apetito y tos seca. La gripe es diferente de los catarros, la alteración es mucho más severa que la provocada por virus catarrales.

La fiebre y los dolores musculares suelen durar de 3 a 5 días y la congestión y la falta de energía puede durar hasta 2 semanas.

En ancianos es frecuente la aparición de dificultad respiratoria o la producción de esputo, mientras que en niños son frecuentes la otitis media o las molestias abdominales, que son sin embargo muy poco frecuentes en adultos.

La mayor parte de las personas que padecen la gripe se recupera en menos de una semana sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, en ocasiones, la gripe puede complicarse y producir neumonías, bronquitis, sinusitis u otitis. Estas complicaciones pueden ser especialmente graves en personas de alto riesgo como los ancianos o las personas que tienen una enfermedad crónica como diabetes, afecciones cardíacas y enfermedades respiratorias.

Consejos en caso de padecer gripe:

  1. Descansar, beber abundantes líquidos, evitar el consumo de alcohol o tabaco.
  2. Tomar medicación que mejore los síntomas de la gripe (como medicamentos para bajar la fiebre…). La gripe está causada por un virus, así que los antibióticos no mejoran los síntomas y no aceleran la curación. No dar aspirina a niños ni adolescentes (podría provocar un síndrome raro pero grave que se denomina Síndrome de Reye).
  3. La transmisión se produce de una persona enferma a una sana, fundamentalmente por vía aérea a través de las gotitas que se eliminan al hablar, toser o estornudar. También puede transmitirse por contacto directo, es decir, al tocar superficies contaminadas por el virus como por ejemplo, la mano un enfermo y posteriormente llevarse la mano a la boca o a la nariz. Las personas enfermas son capaces de transmitir la gripe desde un día antes del comienzo de los síntomas hasta unos 3 a 7 días después del comienzo de los mismos. Los niños pueden transmitirla incluso más tiempo. Para evitar la transmisión y contagiar la gripe a otras personas, si estás enfermo:
    • Protégete al toser o estornudar: Cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo desechable, o cúbrete con la parte superior del brazo, no con las manos.
    • Lávate las manos después de toser o estornudar.
    • No acudas a lugares cerrados (trabajo, colegio, guardería o lugares públicos) para evitar contagiar a otras personas.

Vacunas antigripales

Actualmente existen vacunas antigripales con una alta efectividad y seguridad para controlar la gripe, pero debido a la capacidad de los virus gripales de variar año tras año, la vacuna debe actualizarse cada nueva temporada y administrarse anualmente. La vacuna no protege de otras enfermedades víricas como el resfriado común (catarro).

La Organización Mundial de la Salud emite cada año la recomendación sobre la composición que debe tener la vacuna en cada temporada. La fecha de comienzo de la campaña vacunal viene determinada por la época en que habitualmente comienza a circular el virus, es decir en los meses de octubre-noviembre.

La vacuna antigripal debe ser administrada en una única dosis excepto para los niños que no han recibido ninguna dosis, en los que se recomiendan 2 dosis con un intervalo de 4 semanas. La vacuna comienza a hacer efecto aproximadamente a las 2 semanas de su aplicación, por lo que conviene no demorarse en la vacunación.

¿Quiénes deben ser vacunados?

La vacunación se recomienda fundamentalmente para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones en caso de padecer la gripe y para las personas en contacto con estos grupos de alto riesgo ya que pueden transmitírsela.

  • Se recomienda la vacunación antigripal a personas de edad mayor o igual a 65 años, mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación y personas que trabajan en servicios públicos esenciales.
  • También se recomienda a mayores de 6 meses y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares, metabólicas (diabetes, obesidad mórbida) hepáticas, renales, o inmunodeprimidos (VIH o trasplantados). En estos grupos la vacuna puede evitar hasta la mitad de hospitalizaciones ya que aunque se pueda adquirir la infección, la enfermedad será probablemente menos grave si ha habido vacunación.
  • Cuidadores, familiares de personas de riesgo y sanitarios.

A medida que avanza la edad la respuesta a la vacuna se hace progresivamente menor, por lo que a partir de los 65 años se suele utilizar una vacuna con “inmunogenicidad reforzada” que produce mayor respuesta inmune que las convencionales.

¿Quiénes no deben ser vacunados?

  • Las personas con alergia al huevo, con hipersensibilidad a las proteínas de huevo o que hayan tenido una reacción alérgica severa a una vacunación anterior con vacuna de la gripe.
  • Los niños menores de 6 meses.
  • Si se tiene una enfermedad aguda con fiebre alta debe esperarse hasta que esta situación remita.

El efecto secundario más frecuente tras la administración de la vacuna es escozor y/o dolor en el lugar de la inyección. Estas reacciones locales suelen durar menos de 48 horas y rara vez interfieren con la vida normal de los vacunados.

Campaña de vacunación contra la gripe

María Jesús Fernández Manteca.
Farmacéutica comunitaria y Secretaria COF Valladolid.

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Pza. de España, 13, izq.5º

47001 Valladolid - España

Tel.: +34 983 217 054

Fax: +34 983 217 281

cofvalladolid@redfarma.org