Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Diarrea del Viajero, ¡que no te arruine las vacaciones!

Prevención y tratamiento de la Diarrea del Viajero - Consejos desde la farmacia.

El tránsito intestinal es una función corporal muy variable (incluso en personas sanas) de un día para otro en función de patrones sociales, dietéticos, culturales y psicológicos individuales.

El aparato digestivo produce un equilibrio entre la absorción de agua y electrolitos y la secreción de éstos. Cuando este equilibrio se altera y se produce una menor absorción o una mayor secreción aparece lo que conocemos como DIARREA, definida por la OMS como “la eliminación de heces acuosas o blandas más de tres veces al día (o con una frecuencia mayor que la normal para la persona)”. Puede acompañarse de moco, pus o sangre en las heces, así como de dolor abdominal.

La diarrea, desde el punto de vista clínico, puede clasificarse como aguda (menos de 2 semanas), persistente (2-4 semanas) y crónica (dura más de 4 semanas).

En este artículo nos centraremos en la diarrea aguda, prestando especial atención a la “Diarrea del Viajero”.

La diarrea aguda presenta las siguientes características:

  • Dura menos de dos semanas.
  • Suele ser más grave que la crónica, por las alteraciones electrolíticas que produce, especialmente en ancianos y en niños.
  • Aparece de forma brusca.
  • Se considera leve si se producen pocas deposiciones, no hay dolor abdominal y no aparece fiebre. Si no es así, es recomendable acudir al médico.

Por su origen, puede clasificarse en diarrea infecciosa (causada por virus, bacterias, parásitos o sus toxinas) o no infecciosa (causada por medicamentos como los antibióticos, antiinflamatorios o antiácidos, alergia o intolerancia a alimentos, trastornos funcionales u otras patologías de base).

Dentro de las agudas, cabe destacar la DIARREA DEL VIAJERO

La conocida como Diarrea del Viajero suele ser una gastroenteritis infecciosa de etiología desconocida. Suele estar originada por cambios de hábitos, alimentación, calor, escasez de condiciones higiénicas del lugar, etc. Dado que se contagia por el agua y los alimentos, el turista tiene que evitar beber agua que no esté embotellada, cepillarse los dientes o hacer enjuagues. Tampoco debe consumir hielos ni alimentos que hayan sido manipulados o lavados con agua local.

No existen terapias preventivas como tal, aunque en algunos casos podría plantearse la prescripción de antibióticos por parte del médico en pacientes con inmunosupresión o inmunodeprimidos, o con enfermedad inflamatoria intestinal.

Es un problema común, pues afecta a entre el 30% y el 50% de personas que viajan a zonas de riesgo. Los síntomas suelen manifestarse durante la estancia o incluso después. Se consideran casos graves si aparece fiebre alta, náuseas o vómitos que impiden una correcta alimentación.

Medidas preventivas:

  • Medidas higiénicas, como lavarse con frecuencia las manos y conservar adecuadamente los alimentos.
  • Beber agua embotellada. (OJO con los hielos en las bebidas) y pelar la fruta para evitar la diarrea del viajero.
  • Evitar salsas hechas con huevo, yogurt, etc.
  • Utilizar probióticos para reforzar la flora intestinal.

Tratamiento:

  • En caso de diarrea, es importante controlar la pérdida de potasio que se produce. Por ello es importante ingerir Soluciones de Rehidratación Oral, que consiguen que se reabsorban mejor el agua y las sales minerales, reponiendo el potasio perdido y aportando poca glucosa. Por el contrario, cabe aclarar que las bebidas isotónicas y los refrescos no son apropiados, ni sustitutivos de las SRO, pues lo que aportan es sodio y glucosa y no en las concentraciones requeridas.
  • Probióticos con el fin de recuperar la flora intestinal.
  • Fármacos antidiarréicos: actúan haciendo más lento el movimiento del intestino, (inhibidores de la motilidad intestinal), disminuyendo la secreción de agua (inhibidores de secreción intestinal) o adsorbiendo toxinas (fármacos de acción intraluminar).
  • En algunos casos se requerirá el uso de antibióticos (sólo por prescripción médica) en el caso de ser una diarrea bacteriana.

Cualquier diarrea aguda infecciosa puede prevenirse o tratarse con las mismas medidas que la del viajero, añadiendo la vacunación, por prescripción médica, para prevenir la diarrea por rotavirus y sus complicaciones (recomendada en lactantes pero fuera del calendario vacunal) o el tratamiento con antiparasitarios también bajo prescripción.

En el caso de diarreas causadas por medicamentos o intolerancia/alergia a alimentos, la prevención pasa por evitar el agente causante y el tratamiento por su retirada.

Carmen Aguado Pascual - Farmacéutica comunitaria.
Vocal del COF de Valladolid.

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid

Pza. de España, 13, izq.5º

47001 Valladolid - España

Tel.: +34 983 217 054

Fax: +34 983 217 281

cofvalladolid@redfarma.org